Los geranios son plantas muy sencillas de cuidar. Además lucen de manera increíble, dándole un colorido a los exteriores de las ventanas, balcones, jardín. Gracias a la gran variedad de colores que hay.

Por ello les vamos a dejar cinco motivos para tener geranios en nuestras casas.

Los tres más comunes son

El tradicional geranio zonal tiene las flores más grandes y compactas, muy intensas, en tonos rosas, rojos o blancos. Geranio de hojas de hiedra (porte colgante), el pelargonio de pensamiento (el mejor para cultivar en interior)

1 Vienen en una gran variedad de esencias. Quizá no les guste el olor de los geranios, ¿pero sabían que también pueden oler a limón, menta, rosas, nueces, especias y a frutas?

2 ¿Ya les dije que son fáciles de cuidar? Se los repito porque es algo importante, especialmente para las chicas como yo que encontrarían la manera de matar a una piedra. Así que toma ventaja de que a los  geranios les gusta vivir en áreas soleadas y no les gusta que les pongan agua de más.

3 Los geranium pyrenaicum son fáciles de mantener y retoñan cada año. Esta clase de planta es menos conocida que su primo famoso Pelargonium. Vienen en una gran variedad de colores, desde los rosas suaves, morados y azules, magentas o blancos.

4 El geranio perenne y el pelargonium son extremadamente resistentes a las plagas. Si te debes preocupar por algo, aunque mínimamente, será por las babosas, pero sólo en aquellas plantas que están mucho en la sobra o se les vierte mucha agua.

5 Si quieres que se propaguen sólo tienes que cortar. Después planta el pedacito que cortaste y espera a que salgan nuevos retoños.