Un factor importante a la hora de comprar las plantas es tener en cuenta las características medioambientales del lugar donde vivimos.

Otro factor importante es la orientación que tiene el lugar donde vamos a colocarlas.

No compres las plantas simplemente por su apariencia. Lo primero que debemos hacer es analizar para qué y dónde queremos esa planta.

Comprueba las características y necesidades de cada planta con respecto a la humedad, luz y agua, y asegúrate de que el espacio donde quieres colocarla dispone de las necesidades específicas.

No coloques las plantas junto a radiadores o aparatos de aire acondicionado.

No coloques las plantas en lugares de paso frecuente.

No coloques las plantas en medio de las corrientes de aire.

Regar a primera hora de la mañana o a última de la noche evita que el agua se evapore.

Colócalas con suficiente espacio para que puedan crecer y vivir con libertad.

Recuerda que las plantas que tienen flores necesitan mucha luz.