Hoy queremos mostraros una serie de plantas resistentes al calor, como ejemplo os citamos las cinco más conocidas:

1. La verbena híbrida

Le gusta el sol y las temperaturas cálidas, así como un suelo rico y bien drenado. Soporta la semisombra pero florecerá mejor si brilla bajo el sol. Para que florezcan sanas y en cantidad, hay que retirar las flores según se vayan marchitando. Soportan la escasez de agua y sólo requieren riego una vez por semana. Su cuidado es muy fácil y cómodo, además, sus flores moradas en racimo son muy bellas.


2. La caléndula

Proveniente de zonas mediterráneas, le gusta el sol tanto como a nosotros, como buenos mediterráneos. Necesita una tierra seca y pobre, y, sobre todo, una ubicación a pleno sol. Aunque florece en cualquier época del año, las flores abundan más en verano.

 

3. La petunia híbrida

Aunque necesitan de modo fundamental mucho calor y sol, sorprendentemente, supera también las temperaturas frías; es decir, que es una flor para todo el año. Aún así, su floración es a finales de primavera y verano, por lo que estará más triste durante el invierno. No es de extrañar, a mí también me pasa.

 

4. El geranio

Con decirte que proviene de Sudáfrica podrás comprender que requiere una constante exposición al sol y soporta muy bien el calor. Además es una flor muy común y fácil de conseguir y más de cuidar. Por tanto, una muy buena opción en verano. Suele soportar bien la sequía aunque requiere de un riego regular para no correr riesgos.

 

5. La boca de dragón

Son aptas para temperaturas templadas tirando a cálidas por lo que no resisten el frío extremo. Prefieren tomar el sol y necesitan, como mínimo, unas cinco horas diarias. Aún así puedes ponerlas también a la sombra de vez en cuando. Requieren de humedad sobre todo en verano, pero sin exagerar en el riego.

 

Hay muchas más, pero estás son de las más accesibles y requieren pocos cuidados. Además, la belleza de sus colores nos ha enamorado.